SOCIOS ARAFYV

Testimonio de un adicto: Esta es mi historia

Esta es mi historia.

Tengo 46 años y soy un enfermo adicto rehabilitado. Mi nombre no viene al caso ya que he carecido de identidad y dignidad durante tanto tiempo, ese largo tiempo que he estado atrapado en las redes de la adicción.

En mi infancia crecí en un entorno rural donde no había otro lugar de entretenimiento que no fuera un bar, y como los niños lo primero que quieren es ser mayores e imitar las conductas  de los mayores pues el caldo de cultivo que estaba formándose en mi entiendo que no era el más apropiado. Si a esto le sumamos la carga genética que arrastraba, ya que en mi familia había varios miembros con problemas de adicción creo que se dio la mezcla perfecta para comenzar a desarrollar esta maldita enfermedad a tan temprana edad.

Y si que fue temprana, ya que contando con 10 u 11 años me tuvieron que llevar a casa borracho como una cuba.

Fue el pistoletazo de salida. os podéis imaginar mi adolescencia, mis círculos de "amistades" tantas sustancias a probar pero sobre todo mucho alcohol siempre el alcohol de por medio.

Evidentemente como cualquier adicto lo primero que hice es evitar responsabilidades y contraviniendo los consejos de aquellos que querían mi bien y prosperidad deje los estudios algo para lo que estaba capacitado, pero la adicción no me dejo ver ni oír otra cosa que no fuera su falsa recompensa. Así que decidí engancharme voluntario al servicio militar, una de esas maravillosas ideas que tenemos los adictos. Así en vez de tirar 12 meses de mi vida en la basura tiraría 18. Con anterioridad ya había probado el cannabis pero fue en esta etapa cuando me enganche a el, junto al alcohol claro, siempre de su mano.

Pues nada, ya tenía las dos muletas para ir por la vida con la falsa ilusión de ser alguien, de sentirme realizado. El alcohol y el cannabis, en realidad era un pelele dominado por la adicción.

Mi compañera de viaje, mi esposa, esa si que ha sido mi verdadera muleta, cuantos desaires, desprecios y siempre ha estado ahí. porque convivir con un adicto debe de ser odioso, una existencia rodeada de desesperación, de dudas, de lágrimas en definitiva un sin vivir, solo deseo poder ayudar a que esa herida tan profunda que le causé pueda cicatrizar dejando la menor señal posible.

Y así pasaron los años y así fui tirando mi existencia, desdeñando los regalos que la vida me ofrecía como una familia encantadora. En la adicción solo se vive por y para un motivo, el consumir. Todos nuestros esfuerzos están dirigidos a ello todo lo demás es secundario, que miserables nos volvemos....

Con el tiempo y como no podía ser de otra manera mi salud se resintió, mi hígado estaba diciendo basta  y fue mi médica de cabecera (profesional como la copa de un pino) la que me aconsejo la posibilidad de que tratara mi problema de adicción, evidentemente no le hice ni caso, pero las analíticas  no mejoraban si no que todo lo contrario, así que a la enésima vez que sutilmente me sugirió que debería de buscar ayuda para mi problema de adicción, le hice caso, de todas formas pienso que algo en mi interior me gritaba desde hacía tiempo !Basta ya¡ 

Así que me embarque en un proceso de desintoxicación y rehabilitación, donde me enseñaron a vivir en abstinencia, a valorar las pequeñas cosas y no por eso menos importantes de nuestro día a día.


Hay veces que pienso que de esta enfermedad he sacado algo positivo, tengo la sensación que después de tanto tiempo perdido siguiendo la estela de la adicción ahora se valorar más todo aquello que me rodea, es como pensar que el paraíso se disfruta más si has paseado antes por el infierno.

Yo no elegí esta enfermedad, ninguno lo hacemos y si hay algo que me reprocho es que sí podía haberlo remediado antes. Así que si alguien que lea estas líneas piensa que el o algún allegado puede tener un problema de adicción que no demoré más en buscar la salida de este infierno.

Ahora llevo más de tres años en abstinencia y ahora si tengo un papel en esta vida que la adicción me robo durante tantos años, Ahora soy marido y padre, tengo voluntad, dignidad e identidad, soy un enfermo adicto rehabilitado que camina en libertad.

ARAFYV te puede ayudar

Dónde encontrarnos

© 2017 ARAFYV. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Nuestra política de cookies